Parròquia Sant Isidre LLaurador

 
 


  








    Para alcanzar el respeto y el entendimiento mutuo, debemos reconocer que todos somos pecadores.

   

    El mes de noviembre nos hace recordar a Todos los Santos y a Todos los fieles difuntos.


    A lo largo del mes, de una manera especial, se ofrecen sufragios por nuestros seres queridos.


    Y lo hacemos desde la perspectiva que nos ofrece la solemnidad de Todos los Santos: recordamos y confiamos a Dios las vidas y obras de tantas personas que hemos encontrado en el camino de la vida. Y solo Él, el único que conoce el corazón de la persona, puede perdonar sus faltas y pecados y concederles el premio de sus buenas obras.


    Asumir que solo Dios es bueno, es asumir que en este mundo todos somos pecadores. Todos necesitamos perdón y misericordia. Reconocer esto es propiciar la fraternidad, el entendimiento, la concordia.


    Solo desterrando la soberbia y la vanidad de creerse uno bueno y perfecto, creerse mejor que los otros, alcanzaremos la tan deseada concordia y fraternidad.


    Nos necesitamos unos a otros porque todos somos vulnerables, todos somos pecadores. Todos necesitamos perdón y todos necesitamos cuidado. Todos podemos acogernos, sin mirarnos por encima del hombro. La acogida nos humaniza cuando la recibimos y ofrece humanidad cuando la ejercemos.


    Para poder entendernos en este mundo, hay que ir a la raíz de las cosas.


    Y la raíz de la humanidad es que está tocada por el pecado y que la gracia de Dios nos ha sido dada por Jesucristo, para evitar el mal y hacer el bien, conjugándose ciertamente con la libertad humana. San Pablo lo expresa perfectamente cuando nos dice que “hago el mal, que no quiero, y no hago el bien que quiero”.


    Este mes de noviembre nos vuelve a recordar que, por el Bautismo, estamos llamados a la santidad y que la manera de vivir el tiempo que el Señor nos conceda, es pasar haciendo el bien.




Francisco Prieto, pbro.

Párroco



PARA ALCANZAR LA FRATERNIDAD

SI VAIS A LA SECCIÓN “FOTOS” PODÉIS VER LAS IMAGENES DE LAS CLEBRACIONES PARROQUIALES MÁS IMPORTANTES Y SIGNIFICATIVAS DEL CURSO