Parròquia Sant Isidre LLaurador

 



VIVIR CON PRINCIPIOS

SI VAIS A LA SECCIÓN “FOTOS” PODÉIS VER LAS IMAGENES DE LAS CLEBRACIONES PARROQUIALES MÁS IMPORTANTES Y SIGNIFICATIVAS DEL CURSO


    Debemos recordar que la dimensión más importante de la vida cristiana es la interior, pues el Señor nos recuerda que no es impuro lo que entra en la persona, sino lo que sale de su interior. Del interior salen los malos pensamientos y las malas acciones.










    La conversión continua, propia de la vida cristiana, nos invita a consolidar nuestra fe, rectificar las costumbres y hábitos y fomentar las obras buenas y la comunión fraterna, tanto en la vida eclesial como en la sociedad civil.


    En ética, los principios son reglas o normas que orientan la acción de un ser humano cambiando las facultades espirituales, racionales y sexuales. Se trata de normas de carácter general y universal, como, por ejemplo: amar al prójimo, no mentir, respetar la vida de las demás personas, etc.


    Por eso, podemos concluir que no podemos decir que somos cristianos si primero nuestro actuar no corresponde al de las personas honestas.


    Aspirar a la madurez humana, con la gracia de Dios, significa tener equilibrio y armonía entre las diferentes tendencias y valores que se proponen, con el suficiente criterio y discernimiento. Buscar una suficiente estabilidad psicológica y afectiva y tener capacidad de tomar decisiones prudentes. Rectitud y objetividad a la hora de juzgar las circunstancias y personas.

    Entre los principales valores y virtudes humanas que debemos cultivar, con el auxilio de la gracia, está la sinceridad y el amor a la verdad; la capacidad de diálogo y comunicación; la aceptación de los propios límites; la capacidad de perdonar y de rehacer las relaciones; de la leal colaboración; la austeridad, la constancia y la moderación en la manera de presentarse, vestirse; en el hablar y en el actuar.


    El Señor Jesús nos da una clave fundamental para orientar nuestra conversión contínua, diciéndonos: “todo lo que queráis que haga la gente con vosotros, hacedlo vosotros con ella; pues esta es la Ley y los Profetas”. (Mt, 7,12).


Francisco Prieto, pbro.

Párroco


Debe evitarse hablar a los jóvenes

del éxito como si fuera

el principal objetivo en la vida.

La razón más importante

para trabajar en la escuela y la vida

es el placer de trabajar,

el placer de su resultado y

el conocimiento del valor del resultado para la comunidad.


Albert Einstein.