Parròquia Sant Isidre LLaurador

 



PREPAREMOS LA NAVIDAD

SI VAIS A LA SECCIÓN “FOTOS” PODÉIS VER LAS IMAGENES DE LAS CLEBRACIONES PARROQUIALES MÁS IMPORTANTES Y SIGNIFICATIVAS DEL CURSO


    Qué tenemos que comprar o qué no debemos olvidar para que todo esté a punto en Navidad, ya se encargan las cadenas comerciales de recordárnoslo.


   Pero también hay otras cosas muy importantes que preparar, que pasan, entre tanta previsión, desapercibidas, pues la realidad de la vida no suele salir por la televisión.


    El tiempo de Adviento nos invita a pensar primero, en nosotros mismos y revisar cómo tenemos la alegría y la esperanza en nuestra vida. Si tenemos y comunicamos paz. Si la familia es nuestro “oasis de paz” y lo que nos da fuerzas para seguir. Si cordialmente, me acepto a mi mismo y con humildad miro de mejorar, como lo hace el buen vino con el tiempo.


    Contemplando el pesebre, que por tradición montamos para la Purísima, pensemos en el tesoro que se nos muestra: el amor, la unidad y la fe. Faltan cosas materiales, pero desborda de amor y eso atrae a todo tipo de personas (pastores y reyes) y nadie hay tan rico que no necesite de esos dones que dan sentido a la vida.


    Padres, hermanos y abuelos forman nuestra familia más directa. Son los que más nos han querido y nos quieren, pues nos conocen y aceptan tal como somos. Preguntémonos si los cuidamos suficientemente y también si los queremos como son.


    Y si somos tan afortunados que podemos pensar, amar y ser amados y tenemos para vivir con dignidad, no olvidemos, especialmente en estas fiestas en que la ternura y los sentimientos no nos avergüenza sentirlos, a las personas, hermanos nuestros, que carecen de lo más esencial para llevar una vida digna.


    Sabemos que antes que un trozo de pan, lo más importante es la dignidad y el respeto con que se ofrece.


    Hagamos brillar de nuevo la Navidad en nuestras vidas, no solo iluminándola con las luces comerciales, sino haciendo brillar nuestra sonrisa en todo lo que hagamos y con todos los que nos relacionemos, como chispas de luz en medio de las oscuridades de nuestro mundo.


Francisco Prieto, pbro.

Párroco