Parròquia Sant Isidre LLaurador

 



FAMILIA, AFECTO, CULTURA Y ORACIÓN

SI VAIS A LA SECCIÓN “FOTOS” PODÉIS VER LAS IMAGENES DE LAS CLEBRACIONES PARROQUIALES MÁS IMPORTANTES Y SIGNIFICATIVAS DEL CURSO


    He aquí los aspectos fundamentales del desarrollo completo e integral de la persona.


    En la familia crecemos con amor, asumiendo nuestras limitaciones y sabiendo que, por encima de todo, soy un ser único e irrepetible que se siente amado por lo que es. Somos lo que somos, gracias a la familia que tenemos.














    Vivimos la unidad en la diversidad, como están unidos los dedos de una mano en la que, todos son diferentes pero cada uno tiene su función. Como los dedos que se utilizan para tocar la guitarra o cualquier instrumento musical. Precisamente es imprescindible esa diversidad.


    Afecto, apoyo, reconocimiento, aceptación y apertura de la mente, para poder desarrollar las capacidades personales, con la seguridad de asumir tu propia diferencia y originalidad.


    No olvidemos que el deporte, la música, la cocina, el canto, el corte y la confección y cualquier disciplina, exigen esfuerzo, tiempo y constancia para desarrollarla y avanzar en ella.


    Aprender ha de ser la motivación constante que nos orienta hacia el futuro, con la esperanza de alcanzar la sabiduría y el sentido de la vida. ¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿Soy capaz de amar? ¿Me siento amado?. Solo Dios puede calmar la sed de infinitud del ser humano y por eso se nos revela en la Sagrada Escritura que “Dios es Amor”.










    San Agustín lo expresa de manera magistral, fruto de su propio itinerario personal: El amor es una perla preciosa que, si no se posee, de nada sirven el resto de las cosas, y si se posee, sobra todo lo demás.


    Esto hace que el sacrificio que comporta la búsqueda del amor, del bien y de la verdad se viva positivamente.


    Este tiempo de verano en el que la actividad tiene un ritmo más pausado, cuidemos la familia, mostrémonos el afecto que nos tenemos, no dejemos de leer buenos libros y la Sagrada Escritura y dediquemos cada día un espacio a la oración, visitando asiduamente al Señor en el sagrario.


Francisco Prieto, pbro.

Párroco



“Hay que hacer todo con amor,

aún las cosas más pequeñas

que eso es precisamente lo que escasea en esta vida:

AMOR y SACRIFICIO”


Hna. Cristina, c.d.