Parròquia Sant Isidre LLaurador

 


 




    Es la Primera de las

    Obras de Misericordia

    Espirituales.


   Enseñar no es solo transmitir conocimientos sino, sobre todo, ayudar a descubrir el sentido de la vida, formando a la persona. Enseñar no es solo compartir conocimientos técnicos, sino sobre todo transmitir valores éticos.




















“Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas: haz que camine con lealtad” (Sal 25,4).


Pero si Dios es el Maestro de Israel, también el creyente ha de cumplir su misión de enseñar a los demás a conocer y venerar a Dios y a comportarse adecuadamente en la vida. Según el libro de los Proverbios, la educación es una tarea de la familia: “Atiende, hijo, la instrucción de tu padre; no rechaces la enseñanza de tu madre” (Prov 6,20).











En los evangelios se concede una gran importancia a la enseñanza que Jesús transmite en todas las acciones que realiza. Notan que enseña con autoridad (Mt 7,29). No transmite teorías sino vivencias y experiencias en su ser totalmente de Dios.


El camino que recorre Jesús junto a los discípulos que salen de Jerusalén y se dirigen hacia Emaús es un buen ejemplo de esta obra de misericordia. Así, asistidos por la fuerza del Espíritu de Dios, estos discípulos podrán enseñar un día a la multitud de sus oyentes con la pedagogía que utilizó con ellos.


Nadie ha sido llamado a imponer sus opiniones a los demás. Nadie es dueño de la verdad. Solo Jesucristo es Camino, Verdad y Vida.



Francisco Prieto, pbro.

Párroco


Enseñar

al que no Sabe

No se trata tanto de conocer cosas sino de conocerse uno mismo más y mejor. De ahí que la enseñanza haya de ser integral, personalizada, respetuosa y libre. “Enseñar al que no sabe” significa hoy ofrecer una orientación moral con la palabra y los escritos, con los espectáculos y con las nuevas tecnologías y sobre todo, con el ejemplo y el testimonio.


En el mundo bíblico enseñar al ser humano compete, en primer lugar, al mismo Dios. El piadoso israelita ruega al Señor que le revele su voluntad: